¿Las pantallas están acabando con tus ojos?

25 octubre 2018, Rubén

¿Te pasas horas frente a la pantalla del ordenador y acabas con la vista cansada? Es normal. Nos pasamos el día mirando pantallas (ordenadores, móviles, tablets, TVs…) que aumentan la tensión ocular.

A continuación, vamos a ver una serie de consejos que te pueden ayudar a disminuir el cansancio ocular y los dolores de cabeza debidos a la fatiga ocular.

Consejos para minimizar el cansancio en la vista al usar pantallas

La regla del 25

Es probablemente el consejo más importante para cuidar la salud de tus ojos. Consiste en realizar un descanso de 25 segundos cada 25 minutos. Durante esos 25 segundos debemos separar la vista del monitor y mirar a un punto lejano que nos permita relajar los músculos de los ojos.

Lo ideal es mirar hacia un punto que se encuentre a más de 5 metros de nosotros. La regla es muy sencilla de memorizar, pero algo más complicada de llevar a cabo. Yo te recomiendo que utilices una alarma o que uses alguna app de Pomodoro para que te acuerdes de hacer la pausa cada 25 minutos y no una vez al mes.

Brillo y reflejos en el monitor

El brillo de nuestro monitor debe coincidir con la iluminación del área de trabajo que lo rodea. Una buena forma de configurar el nivel adecuado de brillo consiste en poner una imagen blanca en el monitor, por ejemplo, el fondo de una página web, y alejarnos unos metros.

Mira al monitor y fíjate si da luz a algo en la habitación. Si ilumina alguna zona, está demasiado brillante, tendrás que bajar el brillo. Si parece opaco y gris, es probable que esté demasiado oscuro y deberás subir un poco el brillo.

También es importante reducir los reflejos en la pantalla. Para ello intenta colocar el monitor de forma perpendicular a la ventana más próxima. Como no siempre es posible, también puedes optar por usar un filtro antirreflejos.

Coloca bien el monitor

La pantalla del ordenador debe estar a una distancia de entre 50 y 75 centímetros de nuestra cara. Además, el centro de la pantalla debe ubicarse entre 15 y 20 grados por debajo del nivel horizontal del ojo, esto significa que debes estar mirando un poco hacia abajo en tu trabajo.

Un buen método para conseguirlo es ajustar el borde superior del monitor para que esté a la misma altura que tus ojos. Si no puedes ajustar la altura de la pantalla, pon un paquete de folios o unos libros debajo para elevarlo.

Tamaño del texto

Este suele ser un aspecto muy subjetivo, porque mucha gente prefiere tener texto muy pequeño para poder ver más cosas a la vez. Sin embargo, si queremos cuidar nuestros ojos, una buena regla suele ser configurar un tamaño de fuente en el que el texto sea tres veces más grande que el tamaño más pequeño que eres capaz de leer (desde tu posición habitual).

Colores de fuentes y fondo

En cuanto a colores, la combinación que menos fuerza nuestra vista es un fondo blanco o amarillo muy claro con letras negras. Pero tampoco hay ningún problema en utilizar texto claro sobre un fondo oscuro. Eso sí, hay que evitar las combinaciones de colores intermedias, ya que no tienen el contraste suficiente.

Cuida tus ojos

  • Si usas lentillas, tus ojos tienen que esforzarse más al mirar la pantalla.

    En ese caso te recomiendo utilizar gafas una o dos veces a la semana, retrasarás la aparición de la fatiga ocular. Si no puedes hacerlo, quítate las lentillas en cuanto llegues a casa.

  • Si usas gafas, utiliza cristales antirreflejo. Cuestan solo un poco más, pero mejorarás mucho la fatiga visual.

  • En todos los casos, incluidas las personas que no usan ni gafas ni lentillas, utiliza gotas de lágrima artificial para mejorar la humedad de tus ojos. Cuando miramos una pantalla parpadeamos con menor frecuencia, por lo que los ojos se resecan.

    Para solucionarlo utiliza una solución humectante que hidrate tus ojos.

Ajusta la temperatura de color según la iluminación ambiente

Es mejor usar una temperatura de color más cálida (amarillenta) en habitaciones oscuras y una temperatura de color más fría (más azulada) en habitaciones luminosas.

La temperatura de color se mide en grados Kelvin (K), con una escala que oscila entre 1.000 y 10.000.

Durante las horas de luz lo mejor es mantener el monitor con una temperatura de color de unos 6.500K. Y por la noche, podemos hacer la pantalla más cálida bajando la temperatura de color hasta unos 3.400 K.

Aunque la mayoría de los monitores permiten ajustar la temperatura de color de manera manual, la forma más fácil de hacerlo por software, ya que puede regular la temperatura de color de manera automática en función de la hora del día:

  • Windows 10 incluye ya una función que se puede encontrar con el nombre de “Luz nocturna”.
ajuste temperatura color windows
Función Luz Nocturna de Windows 10
  • La mayoría de los sistemas operativos móviles incorporan también modos similares (modo noche, modo lectura, etc.).
  • También podemos usar el programa gratuito F.lux, compatible con casi todos los sistemas operativos.

Fuentes