Entendiendo los cables y conexiones USB disponibles

6 noviembre 2018, Rubén

La conexión USB está presente en prácticamente todos los dispositivos que usamos a diario, desde móviles hasta coches. Además, te habrás dado cuenta de que muchos de los cables y conexiones que se usan son diferentes, pero ¿sabes por qué?

Lo primero que hay que saber es que una conexión USB tiene dos características diferentes:

  1. La forma del conector.
  2. El número de versión o especificación del estándar, que determinará la velocidad a la que transferimos datos y la potencia eléctrica que es capaz de gestionar.

Tipos de conectores USB

Aunque las conexiones USB (Universal Serial Bus) podrían ser “universales”, la realidad es que hay varios tipos diferentes según las funciones y requerimientos que han surgido a lo largo de los años. A continuación, vamos a ver los tipos de conectores USB más comunes:

  • USB tipo A: es el conector más típico. Es plano, rectangular y se encuentra en uno de los extremos de casi todos los cables USB.
    Conector USB tipo A
  • USB tipo B o USB Mini B: es un conector casi cuadrado muy utilizado en impresoras, aunque también se puede encontrar en hubs de USB.
    Conector USB tipo B
  • Mini USB o USB Micro B: es un tipo de conector más pequeño que se empezó a usar en los dispositivos portátiles (móviles, reproductores MP3, mandos de consolas, etc.).
    Conector Mini USB
  • Micro USB: es un tipo de conector pequeño que sustituyó al mini USB. La forma es más redondeada.
    Conector Micro USB
  • USB tipo C: es el conector más nuevo y el único reversible. Tiene el tamaño aproximado del Micro USB (unas 3 veces más pequeño que el USB-A).
    Conector USB tipo C
Lightning Port es el puerto propietario de Apple que utiliza en sus dispositivos desde el 2012. Aunque puede comunicarse con puerto USB, no es un tipo real de USB.

Versiones del estándar USB

Los tipos de conexión solo cuentan la mitad de la historia, ahora vamos a ver la otra mitad: las diferentes versiones del estándar USB. Y es que de dichas versiones dependerán las propiedades de las conexiones, tales como la velocidad de transmisión de datos o la potencia eléctrica capaz de ser suministrada por el puerto USB.

Ahora, vamos a ver las principales iteraciones de la velocidad del USB:

  • Versión 1.0: fue la primera versión definitiva del protocolo USB. Tenía una tasa de transferencia de hasta 1,5 Mbit/s (188 kB/s), que aumento hasta los 12 Mbit/s (1,5 MB/s) en la versión 1.1.
  • Versión 2.0: introdujo el soporte para cables Mini y Micro, USB OTG y más. Además, aumentó la tasa de transferencia hasta los 480 Mbit/s (60 MB/s). A día de hoy se siguen usando muchos dispositivos de esta versión e incluso aún se siguen comercializando en ratones, teclados y en pen drives baratos.
  • Versión 3.0: tiene una tasa de transferencia de hasta 4,8 Gbit/s (600 MB/s). Diez veces más rápida que el USB 2.0.
    • Versión 3.1: tiene una tasa de transferencia de hasta 10 Gbit/s (1375 MB/s).
    • Versión 3.2: tiene una tasa de transferencia de hasta 20 Gbit/s (2500 MB/s).
Truco: para saber si el puerto USB de nuestro ordenador es USB 2.0 o USB 3.x podemos mirar el color del plástico de su interior. Si es azul, se trata de un puerto USB 3.x

Vale y ¿ahora qué? El mundo real

Vale, ya sabemos qué tipos de conectores hay y qué estándares pueden utilizar. Ahora solo nos queda ver la parte más liosa: como se relacionan entre ellos.

Los estándares USB son retrocompatibles, esto quiere decir que podemos conectar un dispositivo con USB 3.0 y otro con USB 1.0 sin ningún problema. Lo único que pasará es que el funcionamiento estará limitado a la versión más antigua.

Sin embargo, para seguir mejorando, el USB 3.0 ha tenido que modificar los conectores incluyendo 5 cables extra en su interior. Esto hace que los conectores de la versión 3.0 y superiores tengan unos conectores ligeramente modificados.

usb compatibilidad estandares
Compatibilidad entre conectores USB y versiones del estándar USB

Como podemos ver, las versiones 1.x y 2.0 del estándar USB compartían los mismos puertos USB, sin embargo, con la llegada del USB 3.x y sus nuevas velocidades se tuvieron que hacer algunos cambios.

Aun así, hay que tener cuidado porque hay dispositivos con conectores USB tipo C que funcionan a velocidad USB 2.0. Por lo que el tipo de conector no implica necesariamente que utilice un determinado estándar.

El USB tipo C: bienvenido al futuro

El USB tipo C (USB-C) es un nuevo tipo de conexión que es más pequeño, es reversible y mucho más rápido. Y no solo eso, el USB-C supone un cambio sustancial ya que está diseñado para que sustituya a todos los conectores USB actuales e incluso a otra clase de conectores como al HDMI o al DisplayPort.

Además de la transferencia de datos, el USB-C también puede proporcionar potencia eléctrica suficiente para hacer funcionar todos nuestros periféricos e incluso para alimentar un portátil.

Y la cosa sigue, y es que la conexión es bidireccional, por ejemplo, podemos conectar un monitor al portátil por USB-C y mientras el portátil le está enviando la señal de vídeo, el monitor puede estar alimentando al portátil por el mismo cable.

USB-OTG (On-The-Go)

El USB OTG es un estándar que está implementado en muchos dispositivos Android que permite que los dispositivos portátiles actúen como anfitriones en la conexión USB.

Dicho de otra manera, sirve para conectar pinchos USB, discos duros, ratones, teclados, mandos de consolas, etc. al móvil.

Para utilizar la funcionalidad USB OTG debemos disponer de un adaptador adecuado. Suelen costar desde un par de euros hasta cerca de 10 € los más caros.

Ayúdanos desactivando el bloqueador de anuncios para este sitio. Los anuncios nos ayudan a ofrecerte el mejor contenido. ¡Gracias!
×